LAS ÁGORAS DEL HOMBRE

Hoy es tu voz calle corriendo a la plaza,
tu corazón indignado, calle corriendo a la plaza,
tu gesto de ramas, un brazo volando a la plaza,
tu herida antigua, un diamante brillando en la plaza,
tu beso sin precio, un diamante fulgiendo en la plaza,
tu ojos de lanza y luz, un rayo en la plaza,
tu mano abierta, un andamio en la plaza.

Tu verbo es el deber del Hombre creciendo en la plaza,
tu horizonte es la fragua batiendo en la plaza.

Tu sangre, tu miedo, tu paz, tus flores entregadas,
la generación que eres,
son certeza de aliento regando la plaza.

A los que siempre están hiriendo esta paloma
hay que recordarles
que el alma del nacido
siempre habita las plazas.

Marcelo  Díaz García, junio 2011

Deja un comentario

Archivado bajo POEMAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s